Introduce tu búsqueda

Anudados, la historia detrás de los cabos más artesanales

Anudados, la historia detrás de los cabos más artesanales

Anudados, la historia detrás de los cabos más artesanales

¿Os cuento un secreto de Anudados? El artesano que hay detrás, es alguien muy, muy cercano a nosotras. Tanto, que … ¡soy yo misma! Mireia al habla. ¿Qué fue antes? ¿El huevo o la gallina? La verdad es que Anudados fue antes que L’Alacena. Veréis. Como os hemos contado en nuestra página de Conócenos, Beatriz (la cabecilla de L’Alacena) y yo somos madre e hija. En la familia somos muy inquietos. Siempre andamos con hobbies nuevos, proyectos en mente… Y si uno tiene una idea, los demás la apoyamos al 100%.

Pero si queréis saber más de cómo nace Anudados, ¡tendréis que seguir leyendo!

P: Háblanos un poco sobre ti. ¿Cómo te definirías?
Chica asomada a un balcón en una montaña

R: Soy una persona con muchas inquietudes. Me encanta aprender cosas y cotillear. A veces incluso, ¡demasiado! Soy la típica de las listas interminaaaaaables, la de los bolis de colores para organizar y la de “no me da la vida”.  De creatividad a flor de piel y la del miedo al folio en blanco. Un mix de emociones bipolares, incluso un poco lunática como diría mi suegra (sí, soy Cáncer y a mucha honra)

Hace poco más de 10 meses he sido mami de un bebé precioso, así que podéis imaginaros mi nuevo hobby: ¡el mundo infantil! Ropa, manualidades, consejos educativos, recetas blw… Porque el peque es Piscis y según dice su horóscopo, será súper creativo jejeje

P: Háblanos de tus creaciones

R: Ays… mis pequeños. Ahora los tengo algo abandonados. (véis, sale mi personalidad de “no me da la vida”) Pero la verdad es que son mi salida antiestrés. De eso que te centras en qué camino tiene que seguir el cabo y te olvidas del mundo, de las preocupaciones y de dormir.

Cada uno tiene un nombre, aquí podéis ver el catálogo con su presentación. Y si cada uno tiene un nombre, también tienen una personalidad. Incluso una historia detrás de ellos. En su día, tenía una web y una amiga se inventó una historia preciosa que tengo que recuperar. ¿Os gustaría que la pusiéramos en L’Alacena?

Todos ellos tienen algo especial, una forma diferente de prepararlos y crearlos. Y todos son personalizables. Lo que me encanta es que tengo mil opciones con ellos, pero unas cosas funcionan mejor con unos nudos que con otros.

P:¿Siempre te has dedicado a ello? ¿Cuándo te lanzaste a ser artesana? ¿Qué te motivó a hacerlo?

R: ¡Qué va! De hecho, nunca he sido de hacer complementos dentro de mis hobbies de manualidades. Pero un día vi un collar en una tienda que me encantó y era un nudo. Era verano, y la curiosidad me picó. Recuerdo que pensé: “eso no puede ser difícil”. Miré un tutorial en internet, compré los materiales y listo. No me resultó tan fácil como creía, pero tampoco imposible.

Al día siguiente lo llevé al trabajo y las compañeras empezaron a preguntarme. Y empecé a hacer algunos encargos. Y claro, ya me motivé. Busqué otros modelos de nudos. Más grandes, más pequeños. Ya con tanta información me fui especializando, teniendo información. Y, acabé creando una pequeña familia.

Llevaba mucho tiempo detrás de ver cómo se hacían los camafeos para hacerme uno personalizado con una foto que me encanta. Y un día, haciendo los nudos, tenía una base de camafeo al lado. De eso que las musas llegan a ti sin pretenderlo. Y vi que había un par de nudos que encajaban a la perfección en las bases. Así que creé una línea “vintage”. Que al final es la que más me gusta y os gusta.

P: ¿Qué es lo mejor y lo peor de ser “tu propio jefe”?

R: Bueno, yo no me considero artesana profesional. Lo hago todo como hobby compaginándolo con el trabajo. Bueno, ahora con L’Alacena. Pero lo bueno de ser emprendedor o tener un hobby así, por tu cuenta, es que no tienes que dar explicaciones. Haces y deshaces como quieres. Si algo ves que no te gusta, no lo haces. Y si quieres tomarte un pequeño descanso para retomar fuerzas creativas, lo haces. El ritmo lo marcas tú y eso me encanta.

P: ¿Cómo es tu día a día? ¿Cómo es tu espacio creativo? ¿Dónde encuentras la inspiración?

R: La inspiración la encuentro en cualquier sitio. Pero sobretodo en internet. Viendo perfiles de moda y complementos. Cuando veo algo que me gusta, me hago un pequeño boceto en un cuadernito que tengo para poder ir haciéndolo con tiempo.

El taller… una habitación de mi casa. ¡Y mi marido me va a echar! Aunque ahora aprovecho también el taller de L’Alacena para crear estas boniteces. Me encantan los espacios claros con mucha luz y polivalentes. Así que tengo una mesa grande pegada a la ventana. Un lado vacío para poder montar un miniestudio de fotos casero. Y el otro lado con estantes para tener a mano todas las herramientas bien organizaditas.

P: ¿Qué procesos sigues? ¿Qué materiales utilizas? ¿Cuánto tiempo inviertes en cada producto?

R: Al principio era un caos a la hora de hacer los nudos. Pero ahora lo tengo muy mecanizado. Coge el cordón de aquí, saca las partes metálicas de este cajoncito, alfileres aquí y en marcha. Incluso tengo la versión “portátil” para cuando me voy de vacaciones.

Tengo un cuadro con las medidas de cordón que necesito para cada nudo y todo. De tal manera que, a la hora de preparar un pedido, pueda invertir la mayor parte del tiempo en crear el nudo con mimo y no en prepararlo.

Utilizo principalmente cola de ratón de dos grosores diferentes en función del tamaño de la base del camafeo. Y también hago cositas con cordón de algodón y algodón trenzado. El cuero no me gusta demasiado porque es muy difícil de trabajar para que las vueltas queden bien apretadas.

El tiempo… puff… pues depende. Pero mínimo, 1 hora. Entre que preparas las cosas, haces el nudo, lo dejas bien apretadito y luego creas la pieza final. Al estar todo personalizado en cuanto al color, el largo…no puedes tenerlo todo listo antes. Además, me gusta dedicarle tiempo a cada pieza. Al final, cuando lo pedís, habéis dedicado también vuestro tiempo a crear algo vuestro.

P: ¿Qué es lo que más te ha costado? ¿Tienes trucos confesables? ¿Qué consejo darías a un artesano novel?

R: Me cuesta decidirme a la hora de elegir colores y bases de camafeos. ¡Los cogería todos! Truco: mechero y alfileres jajajaja. Es la mejor técnica para que no se deshilachen los hilos no se suelten los cabos cuando estás preparando el nudo. ¿Consejos? Yo no soy una experta en esto… Así que casi los necesito yo más. Pero diría que piense las cosas antes de lanzar nada.  Que tenga en mente el proyecto a pequeña y gran escala. Y que sepa los pasos que hay que dar. Yo empecé así a lo loco y luego lo quise convertir en algo más serio. Y de repente me vi abrumada con todo… papeleos, web, legalidades… Mejor un poquito de info primero. Establecer las bases de acción y luego ya ver hasta dónde quieres llegar y lo que quieras tardar. Pero al menos no te pilla de improvisto.

P: ¡Cuéntanos alguna anécdota!

R: Un día quedamos con un amigo que querían presentarnos a su novia. Yo estaba de bajón porque OMG había bajado de seguidores brutalmente en IG. Y, mi marido os lo diría, soy una melodramática. El caso es que llega la chica con una pulsera de Anudados. Y yo no la conocía de nada. Le pregunto por la pulsera y me dijo que la había comprado en una tienda online donde yo tuve puesta una pequeña colección cápsula. Cuando le dije que yo era quien lo había hecho…¡nos empezamos a reír!