Introduce tu búsqueda

Kerstin Krause, nos adentramos en la alta costura artesanal

Kerstin Krause, nos adentramos en la alta costura artesanal

Kerstin Krause, nos adentramos en la alta costura artesanal

Hace pocos meses que conocimos a Kerstin Krause y su trabajo. Nos puso en contacto Ruth, de Pécora Madrid – puedes volver a leer su entrevista aquí. Ver sus trabajos nos fascinó. Pero después de hablar con ella, caímos rendidas a sus pies. Es una profesional como la copa de un pino. Adora su trabajo y lo realiza a la antigua usanza: con mimo, a mano, y pensando todos y cada uno de los detalles.

Tenemos pendiente hacer una visita a su estudio (os la contaremos) Pero, de momento, os dejamos una pequeña entrevista que nos ha concedido. Kerstin está súper liada presentando nuevas colecciones, con shootings, fittings y demás. Ser madre emprendedora y en el mundo artesanal, ¡ no es fácil! Así que estamos encantadas de que nos haya hecho un huequito.

¡No os perdáis la entrevista! Os va a encantar. Ya quisieran los de Maestros de la Costura ser la mitad de pro :):):)

P: Háblanos un poco sobre ti. ¿Cómo te definirías?

Nací en Alemania y crecí en Rostock en las orillas del Báltico. Desde pequeña me gustaba pintar y dibujar. Estudié en el conservatorio de arte de mi ciudad. Logré mi sueño graduándome en Diseño de Moda por la Universidad FIT ( Fashion Institute of Technology) en Nueva York. En seguida trabajé para las firmas neoyorquinas Geoffrey Beene, Mary McFadden y Rubin Chapelle.

Trabajando para Mary Mc Fadden encontré mi interés por el mundo de los bordados. Tenía que investigar la época del Byzantinum para inspirarme en los murales, mosaicos o artefactos ornamentados. Los patrones típicos se tradujeron en los bordados para faldas, vestidos y abrigos. Fue un lujo poder aprender de Mary.

En los talleres de Geoffrey Beene se respiraba la alta costura. Estar en contacto con estos maestros que emigraron en los años 50 desde Italia y Grecia fue todo un lujo. Ahí aprendí mucho a valorar el trabajo del artesano.

Rubin Chapelle era una empresa joven. Los dueños formaban la pareja Sonja Rubin y Kip Chapelle. Tenían una energía de emprendedores y no se asustaron de nada. Aprendí que la improvisación puede ser un gran aliado.

La suma de estas experiencias son la esencia de mi trabajo hoy en día.

P: Háblanos de tus creaciones. ¿Siempre te has dedicado a ello? ¿Cuándo te lanzaste a ser artesana?

Mis creaciones son sutiles. Destilan una elegancia originaria de la esencia clásica. Tenues y atemporales, mis diseños visten a una mujer culta, viajera y solidaria, con clase y personalidad, amante de la discreción y la feminidad. Me gustan los cortes impecables. Con largos precisos, hechuras perfectas y telas excepcionales para armar el cuerpo y mejorar las formas.

En 2011 se lanzó mi primera colección propia, de primavera/verano, que supuso el comienzo de un proyecto comprometido con la búsqueda de la costura perfecta.

El proceso de crear la colección fue igual que en los grandes talleres de Madrid y París. Se dibujaron los diseños, seguido de la elección de los tejidos. Se aplicaron bordados que tenían su inspiración en el campo en primavera: los mares de espigas de trigo, las amapolas y flores azules.

Todos los patrones se modelaron en los maniquíes y se probaron en las modelos. Después se cosieron incluso muchas prendas casi enteras a mano. Hicimos el desfile en la emblemática cafetería Harina, frente a la Puerta de Alcalá, fue un homenaje al campo a la naturaleza que crea maravillas y a mi nuevo hogar aquí en España.

En este momento nació mi marca KERSTIN KRAUSE MADRID

P: ¿Qué es lo mejor y lo peor de ser “tu propio jefe”?

Yo disfruto mucho de ser mi propia jefe. Disponer totalmente de mi tiempo me ayuda también criar a mis dos hijos. Estar lejos de tu familia no es fácil y no dispones a unas manos extras para ayudarte.

Y, a la vez, puede ser muy solitario. En fin tomas todas las decisiones sola.

P: ¿Cómo es tu día a día? ¿Cómo es tu espacio creativo? ¿Dónde encuentras la inspiración?

Tengo unas rutinas muy marcadas para poder con todo el trabajo.

Me gusta empezar temprano. A las 7:00 leo mi correo y organizo el día. Desayuno y llevo a mis hijos al colegio. A las 9:00 empiezo las llamadas a mis talleres y el equipo de ventas y marketing.

Después, depende de en qué fase de la temporada estemos. Dibujo, elijo telas, veo patrones, hago fittings, preparo un shooting de fotos etc. Por las tardes vemos a nuestras clientas de ropa a medida.

Tengo mi estudio a las afueras de Madrid, rodeado de naturaleza. Aunque soy una persona urbana, me gusta vivir cerca de árboles y campos abiertos. Tengo la suerte de moverme en ambos mundos.

Todo lo que veo, escucho y siento me inspira. Tarde o temprano, lo tejo entre mis diseños. Especialmente mis viajes me tienen muy alerta a nuevas impresiones. Pero un libro o una película me pueden dar ideas. Por ejemplo, he visto la serie de Versalles últimamente y el vestuario fue espectacular.

P: ¿Qué procesos sigues? ¿Qué materiales utilizas? ¿Cuánto tiempo inviertes en cada producto?

Yo vivo un idilio eterno con la calidad, la durabilidad y las técnicas de fabricación artesanales. La riqueza de texturas que manejo provoca interesantes contrastes de relieves y tactos de lujo. Lana, algodón, lino y sedas en sus diferentes versiones -crepé, micado, chifón, gazar, muselina, shantung, organdí, raso, satén, tafetán – se entremezclan para que el producto final luzca inmejorable.

Como mencionaba, tengo debilidad por los bordados. Seguimos las mismas técnicas de los grandes talleres de París, como Lesage. El atelier Lesage de París es el más conocido en el mundo de los bordados. Entre sus clientes estuvieron , de Chanel. Al final Chanel compró a este taller para conservar el oficio en el declive de la Alta Costura. Karl Lagerfeld procuraba poner una colección al año, por lo menos, que hiciese tributo a este oficio.

Como os imagináis el proceso de crear un vestido de estas características toma su tiempo. 50 horas para una prenda no es poco.

P: ¿Qué es lo que más te ha costado? ¿Tienes trucos confesables? ¿Qué consejo darías a un artesano novel?

Lo más difícil para mí fue encontrar el cliente que aprecie el trabajo y esté dispuesto a pagar el precio que se genera por las horas del trabajo. Cuando el romance con las producciones en serie de bajo costo está llegando a su fin, se abre paso otra manera de ver la moda, que privilegia las materias primas nobles y la perdurabilidad sobre la cantidad.

Se puede ver un cambio en estos años ante la moda fast fashion y hay un nuevo interés en nuestras creaciones hechas con amor al detalle.

Mi consejo es ser fiel a sus propias convicciones y el tiempo nos da la razón.

P: ¡Cuéntanos alguna anécdota!

Unos pedidos especiales siempre son los vestidos de novia. Compartir la alegría y la energía positiva del comienzo de unas historias maravillosas, enriquecen mucho.

Una clienta en particular trajo unos encajes y cristales para bordar que su abuela había comprado en los años 20 en París. Incluir este tesoro en su vestido tenía mucho significativo. Ella brilló con todo su esplendor en su preciosa boda en el Ritz de Madrid.

P: ¿Cuál de tus creaciones es la más importante para ti?

Hay un vestido que fue portada en la revista NORAH que le tengo mucho cariño. Se le ha bordado la falda en hilo metálico de diferentes tonalidades para dar profundidad con una puntada de cadena hecha en una máquina antigua llamada Cornely. Los motivos fueron una interpretación de unos fachadas de Art Nouveau en Miami Beach.

P: ¿Cómo podemos conseguir tus creaciones? ¿Se pueden personalizar?

De las colecciones de alta costura se puede elegir el modelo y mandar hacer el vestido adaptado a las medidas de la clienta. Para ocasiones especiales hacemos las prendas exclusivas y a medida. Para ambos servicios se hacen citas previas en nuestro estudio.

Además, como había una gran demanda para prendas más “en serie”, lanzamos una colección prèt a porter hace dos años que se comercializa actualmente en boutiques en Alemania como Schloss Elmau en Munich y en la plataforma www.deutschemodedesigner.de.

P: ¿Impartes talleres?

Comparto mis conocimientos como profesora en el diploma de CGM de la Universidad de Villanueva durante un seminario anual de 5 semanas que tiene el titulo “CREATING A FASHION COLLECTION” .

He tenido este privilegio ya durante 4 años.

Muchas gracias chicas por dejarme contar mi historia. ¡Os espero en Kerstin Krause!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CLOSE
CLOSE