Introduce tu búsqueda

Papel reciclado: Isabel Puig convierte el reciclaje en tendencia

Papel reciclado: Isabel Puig convierte el reciclaje en tendencia

¿Papel reciclado? ¿En serio? Cuando conocimos el proyecto de Isabel, no conseguíamos creerlo. Los bolsos de esta valenciana de 49 años parecen todo menos reciclados. Así que, quisimos saber más. Nos pusimos en contacto con Isabel para que nos contara más cositas sobre su proyecto. Y enseguida se apuntó al carro. Le pillamos en plano aluvión de pedidos y preparación de stock para mercado. Pero aún así, nos dijo “yo le voy hablando a mi hija y ella lo transcribe que da gusto”. Y así ha sido, nos hemos adentrado en la historia de su proyecto como si estuviéramos dentro de la propia familia. Y, como ya sabéis, es lo que nos encanta de la artesanía: hay una historia detrás. ¿Queréis conocerla? Pues ale, seguid leyendo.

P: Háblanos un poco sobre ti. ¿Cómo te definirías?

Soy Isabel González , valenciana que reside en Murcia, y murciana de corazón. Tengo 49 años y aprendí está técnica Maya de trenzado del papel en la República Dominicana, donde viví durante 5 años. Se trata de un país apasionante donde se reutiliza todo y la artesanía está presente en casi todos los productos.

Soy una mujer que aparcó su vida profesional para cuidar a sus hijos y años después se reinventó: pasó de la decoración a la artesanía y la moda.

Me definiría como una persona trabajadora, extrovertida, luchadora y creativa.

 

 

P: Háblanos de tus creaciones. ¿A qué dedicas tu tiempo? ¿Cuál es tu marca?

Mi marca es Isabel Puig, carteras de papel reciclado. Mis creaciones son sencillas y prácticas. Originales y elegantes. Son piezas atemporales. Diseños para mujeres que se atreven a llevar complementos distintos, llamativos y originales. Tanto es así, que compran chicas de 14 años a señoras de 60. Abarcan un gran público.

Mi tiempo lo reparto entre mi marca y mi familia. En mi parte profesional, soy la encargada de levar todos los aspectos de la marca: la producción, la venta, compra de materiales, redes sociales, diseño…

P: ¿Siempre te has dedicado a ello? ¿Cómo te lanzaste a ser artesana? ¿Qué te motivó?

No, ¡qué va!. Si yo no sabía ni coser un botón. Esto comenzó como un hobby en la República Dominicana. Allí, hacia piezas para mí y para mi hija. Las conocidas empezaron a encargarme que les hiciera bolsos, diademas… Y así, en poco tiempo, aparqué mis cursos de bisutería para dedicarme hacer carteras de papel reciclado.

Me lancé a ser artesana hace poco, al regresar a España, cuando decidí llevar a cabo mi proyecto.

Me motivó que era un trabajo que podía hacer desde casa. Con mis horarios. Y a su vez me llenaba profesionalmente.

P: ¿Qué es lo mejor y lo peor de ser “tu propio jefe”?

Lo mejor y lo peor… Lo mejor, que trabajas a tu ritmo y con tus horarios. Y lo peor, quizás lo mismo. Ya que trabajas muchas horas, hay veces que hasta tarde y los fines de semana también trabajas. Al final no desconectas nunca.

P: ¿Cómo aprendiste a desarrollar tu técnica? ¿Cómo es tu espacio creativo? ¿Dónde encuentras la inspiración?

Esta técnica me la enseñó una amiga chilena. Pero yo he ido cambiando todo: las medidas, la forma de coser, las bases y he añadido correas, cadenas…

Mi espacio creativo es mi casa. Allí tengo tres espacios:

  • La mesa de la cocina, donde corto y plastifico el papel reciclado. Y hago las tiras.
  • El sofá, donde paso las tardes cosiendo.
  • El estudio, donde tengo el ordenador, los materiales y los bolsos expuestos.

La inspiración la encuentro en cualquier sitio: en una revista de moda, blogs… Pero sobre todo en la calle. Me gusta observar qué tipo de bolsos llevan las mujeres. Si son grandes, pequeños, carteras de mano, qué colores, qué tipo de correas…

P: ¿Qué procesos sigues? ¿Qué materiales utilizas? ¿Cuánto tiempo inviertes en cada producto?

El material principal es el papel. Reutilizo viejas guías telefónicas, periódicos, revistas, catálogos, papel de regalo.

Primero, corto el papel reciclado. Luego, lo plastifico uno a uno con forro adhesivo. Lo que hace que sea impermeable y duradero. Y paso a entrelazarlos formando tiras que son cosidas a mano con hilo de nylon. La cremallera también va cosida a mano. El acabado final depende del modelo. Si es un bolso, una cartera de mano o un bandolera, le pongo correas o cadenas.

Se invierte mucho tiempo en hacer estas piezas, desde unas 3 horas para un monedero hasta dos o tres días para los bolsos más grandes.

P: ¿Qué es lo que más te ha costado? ¿Qué consejo darías a un artesano novel?

Lo que más me ha costado es que la gente confié en el producto. Ya que, al ser de papel, piensan que no va a durar. Hay que explicar que son impermeables, por lo que aguantan las salpicaduras. Y que, al ir cosidos con hilo de pescar, son muy duraderos.

Mi consejo para un artesano novel, seria que se fije objetivos y que no decaiga , los comienzos a veces son difíciles, pero que siga confiando en su idea y su proyecto.

P: ¿Cuál de tus creaciones es la más importante para ti? ¡Cuéntanos alguna anécdota!

Le tengo mucho cariño a dos piezas: las fundas de gafas por lo prácticas que son y el Mini Chantal, que lo hice porque mi hija quería un bolso pequeño para salir, pero con capacidad para meter esos imprescindibles que llevamos todas en los bolsos.

¡Y anécdotas hay muchas! A ver, una anécdota que se ha repetido varias veces es que alguien ve a una señora que lleva un bolso mío y le pregunta dónde lo ha comprado. Se enamora tanto que me han comprado varias veces así, sin saber nada de mi producto. Porque lo han visto en una peluquería o en un supermercado.

Pero creo que la que más me ha dejado con la boca abierta fue una vez que yo estaba en un market de moda en un hotel de playa. Un chico de unos treinta y tantos años, vio mi puesto y estuvo un rato mirando todo y preguntando. Un rato después, volvió para decirme que mi producto era lo que más le gustaba del market. Pero que no tenía novia y por eso no me iba a comprar. Y se fue. Unos 15 minutos después volvió y se llevó dos monederos. Me dijo: “los guardo para cuando tenga novia. Es un regalo muy especial”. La verdad, me llegó al corazón. No sé si ya habrá encontrado a alguien para regalarle los monederos, espero que sí.

P: ¿Cómo podemos conseguir tus creaciones? ¿Se pueden personalizar?

Mis creaciones se pueden conseguir a través de mi web. www.carterasdepapelreciclado.com

Y en los centros de artesanía de Murcia, Lorca y Cartagena.

¡Claro que se pueden personalizar! De hecho, nunca hay dos piezas iguales. Cada modelo es exclusivo y el cliente puede elegir el tipo de papel y el color de la correa o cadena.

P: ¿Impartes talleres?

No, no tengo tiempo.

Si impartí uno hace años en RD, con fin social. Me contrató la OIM para dar un taller a unas monjas que estaban en la frontera de Haití. Para que ellas enseñaran la técnica a las mujeres haitianas después del terremoto y así pudieran tener algunos ingresos. Fue una colaboración que me encantó porque pude conocer a unas monjas maravillosas que hacen una labor preciosa en Haití.

Chicas, me ha encantado colaborar con vosotras. Gracias por lanzar este tipo de colaboraciones para darnos voz entre todos. ¡Un abrazo enorme a la familia de L’Alacena!

Si queréis conocer más historias de artesanos con proyectos increíbles, no os perdáis la sección ¿Conoces a…? del blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CLOSE
CLOSE