Introduce tu búsqueda

Pécora Madrid, complementos cargados de historia

Pécora Madrid, complementos cargados de historia

Pécora Madrid, complementos cargados de historia

Hay complementos que te enamoran nada más verlos. Después, conoces a la persona que hay detrás, y no puedes evitar llevártelos contigo.Esto es lo que me pasó con Pécora Madrid.

Hace un par de años me invitaron como expositor a Inefable Room, un evento de apoyo a emprendedoras. Organizado por y para mujeres (que si no nos ayudamos entre nosotras). Me encantó ver de primera mano el esfuerzo, la ilusión y el compromiso que hay detrás de cada logotipo. Yo llevé a mis padres y mi hermana para que me ayudasen con todo el montaje del stand. Estuvimos haciendo pruebasen casa, viendo cómo quedarían todos los complementos puestos. Era mi primer showroom y estaba atacadita.

Llegamos allí cargados como mulos, en pleno Príncipe deVergara… me moría de vergüenza jejeje. Pero luego vi que arriba cada uno estaba montando su propio “espectáculo”. Montajes más sencillos, más complejos. Pero maderas por aquí, telas por allí. Así que ya me sentí algo más relajada.

Por suerte, coincidí con unas profesionales como la copa de un pino que hicieron que me sintiese súper a gusto desde el principio. Y aprendí muchísimo de ellas. Además, vi cómo cada familia apoyaba a sus emprendedoras. Pues no faltaron las visitas de tíos, amigos, hijos…

Lo bueno de un evento así, recogidito, es que te da tiempo a charlar con los demás expositores. Fue un evento muy familiar. Allí es donde conocí a Ruth, y a su hija. Ella está detrás del artesano de este mes. Una marca llena de historia, de esfuerzo y de creatividad. Complementos sencillos, pero a la vez preciosos. Fijaos cómo sería la cosa que yo, que nunca uso pendientes, estuve debatiéndome entre varios modelos. Y acabé llevándome unos que me los pongo siempre en ocasiones especiales. Ah, y para reyes me regalaron el otro par que me gustaba. Porque mi tía, apasionada de los complementos por excelencia, también se pasó al showroom y se enamoró de sus cositas (tiene varias pulseras de hecho en casa).

Me fascinó de Ruth su tranquilidad, su disponibilidad para echar una mano o charlar cuando otro le reclama un poquito de su tiempo, a pesar de ser una persona híper ajetreada. Es de esas personas que transmite tranquilidad, aunque imagino que por dentro es pura fuerza.

Así que no podía desaprovechar la oportunidad de contaros su historia. ¡Seguid leyendo!

P: Háblanos un poco sobre ti. ¿Cómo te definirías?

R: ¡Hola! Mi nombre es Ruth Fajardo y tengo 45 años. Tengo estudios en Relaciones Internacionales y un máster y estoy en vías de hacer un doctorado en temas de seguridad y traducción. Nací en México en 1973, pero desde el 2001 vivo en Madrid. Soy una persona creativa, soñadora, luchadora y… ¡no sé! Siempre he buscado caminos un poco distintos a los tradicionales. Que no siempre es fácil, pero bueno. Siempre con ánimo para a para seguir intentándolo.

P: Siempre te has dedicado a ello? ¿Cuándo te lanzaste a ser artesana? ¿Qué te motivó a hacerlo?

R: Llevo muchos años dedicándome a esto lo que pasa es que han sido en varias etapas. Primero fui profesora varios años de bisutería antes dela crisis en dos tiendas muy bonitas que había en Madrid, que ya no existen. Y a la par iba haciendo mis diseños que vendía entre conocidos y demás. Luego, ya hace unos 5 años más o menos es cuando creé la marca Pécora Madrid, el logotipo etc. Y bueno ya con una dedicación única a esta a esta actividad profesional.

Me motivó hacerme artesana pues… siempre me llamó la atención. De echo desde que estaba en la universidad siempre me había quedado con las ganas de hacer y un curso o de convertirme en artesana. O de aprender orfebrería en México que tiene una tradición muy grande en esto. Pero bueno, nunca tuve tiempo de hacerlo. Pero siempre me llamó la atención el trabajo artesanal y en específico en la joyería y la orfebrería.

P: ¿Qué es lo mejor y lo peor de ser “tu propio jefe”?

R: Lo mejor es que puedes organizarte como a ti te guste. Lo puedes compaginar mejor con tus actividades. Ya sea con la familia, con niños más pequeños… Incluso, con alguna otra actividad que te interese cómo estudiar. Yo por muchos años lo compatibilicé con mis estudios de doctorado.

Y lo peor de ser tu propio jefes que también si tiendes a despistarte, a no ser muy organizada, es que se pueden pasar los días sin hacer nada. Y lo más importante, es que no trabajes con objetivos. Tú tienes que poner tus objetivos, unos objetivos claros, sencillos pero con una cierta intención de crecer, por supuesto. Esta puede ser la parte más difícil.

Yo creo que la parte más difícil para un artesano, para alguien que quiere dedicarse aun negocio creativo, es que no se convierta en un hobby que te dejan un dinerillo, si es que te lo deja. Porque en muchos casos puede ser que no que no suceda ni eso. Y hay que esforzarse mucho, hay que planear mucho, hay que aprender mucho para poder convertir esta afición, que mucha gente empieza a estos negocios como una afición, en un negocio.

P:¿Dónde encuentras la inspiración? ¿Qué materiales utilizas?

R: A mí me inspiran mucho los materiales de calidad. Si veo unas piedras buenas en un color que me gusta en un tamaño que se adapta un poco al estilo de diseño, normalmente lo compro. En primer lugar, tienen que ser productos de calidad. Tanto los cordones, las cintas, las piedras… El metal, que siempre utilizó plata o plata chapada, y pocas veces laminado de oro porque para las cadenas da muy buen resultado el oro laminado o laminado de oro.

Y sí, son los materiales definitivamente los que más me inspiran. A unirlos y a crear algo diferente a partir del uso de materiales distintos. Me gusta también utilizar materiales que normalmente no se utilizan para bisutería porque son cordones muy finos, piedras muy pequeñas, cordones poco usuales… eso siempre me llama la atención.

A veces, el hecho de usar materiales de calidad te limita porque hay muchísimos cordones que son plástico puro. Que son plástico de muy mala calidad. Un poliéster, un nylon de bastante mala calidad. Que se utilizan muchísimo incluso joyerías caras. Incluso en piezas caras vemos este tipo de material que además de que es bastante contaminante, creo que desprestigia y quita mérito, quitan hermosura o belleza a esa pieza. Y lo triste de esto es que te ves limitado, ¿no? Que te ves limitado a utilizar ciertos proveedores solamente que cumplen con requisitos mínimos de calidad al realizar sus cordones.Y los teñidos de los cordones y el material que ellos mismos utilizan.

Pero bueno, esta limitación creo que en el fondo es ponerse metas a más largo plazo. Y no la inmediatez de decir “bueno este es el color de moda y voy a comprar el cordón de ese color da igual la calidad”. Ésa es la limitación que a veces uno tiene cuando busca la calidad en los en los materiales que utiliza.

P: ¿Qué es lo que más te ha costado? ¿Tienes trucos confesables? ¿Qué consejo darías a un artesano novel?

R: Lo que más me ha costado es darle forma en un negocio. Que no sea eso, por lo que comentaban antes, que no sea una actividad de un hobby que te deja un dinerillo. No. Lo que más me ha costado y creo que lo que es lo que más cuesta en un en trabajo ese tipo es que realmente sea un negocio, que tengas beneficio y que vas el resultado no sólo a nivel sentimental o a nivel personal, sino a nivel económico. Porque si no, no es un negocio es un hobby.

Mis pequeños trucos confesables bueno… es aprender. Creo que hoy en día, por desgracia, encontramos mucha bisutería hecha por gente que jamás ha visto un libro de bisutería, jamás fue una clase de bisutería, jamás aprendió las técnicas de básicas de bisutería. Entonces vemos mucha bisutería cara y mal hecha, mal rematada etc. Y eso a mi me da mucha tristeza. Porque son piezas que deslucen mucho y claro para cuando tú te has dedicado a esto muchos años de pena. Son diseños bonitos, normalmente, pero las terminaciones…Para mí siempre ha sido muy importante la calidad de las terminaciones, de la limpieza en el resultado.